Entradas

Mostrando entradas de 2014

Diosa del invierno

Imagen
Ha llegado un invierno  sin aves a nuestras orillas,  descalzo de sueños y tiritando.  Borracho de vigilias  te espero, en el paseo de un beso infinito a la luna. Una noche que a bocajarro  desnuda a infames poetas y los devuelve a su agujero de tristes vasos vacíos y  corazones rotos.  Ha llegado una luz a  nuestra calle, y con ella, la gloria.

Una sombra sin cicatrices

Imagen
He estado pensando en coserme a mi sombra. Empezar un zurcido en el ombligo y no perderme más en los callejones. Y así me verás completo sin luz de fondo que  me señale. Pediré un un trocito de hilo del que le sobra al diablo en el rabo y con un punzón de mi espalda cerraré la grieta entre mi alma y yo. Que la soledad que atormenta al cordero por la noche no salga nunca del prado de inmundicia y hierba seca donde pasta la locura. Voy a coserte a mi sombra, porque voy a necesitar alas cuando me duerma …y temo rendirme en sueños.

El invierno nos salvará

Imagen
Se me hace un invierno  esperarte, mientras que en  tu pecho se hace la noche  y la invaden las golondrinas que no te dejan respirar. Y hablé con noviembre, y le conté que nos queremos como el herrero quiere al yunque, golpe a golpe. Pero cesarán un buen día de pascua, y el frío calmará a los orgullosos de lengua bífida. Caerán de dos en dos copos como besos y de tres
en tres las horas en mi cama.

La huida

Imagen
No queda más que rezar a la virgen de la huida en esta tarde vacía de otoño que me ha convertido en una pena sin alma y deja inertes mis manos. Y abrigarse del viento de lejanía que trae riñas en forma de hojas muertas y desordena mis sábanas. Si al marchar te supe querer, te amaré en el regreso.

Bailando con la más fea

Imagen
Que no, que no, que a mí no me llevas, que si me doy la vuelta me los matas. Que yo me iré cuando no mires, cuando jures tregua y dejes de colarte en mi cama. Que lo mío fue flaqueza de un día y nada más, que yo soy feliz con tu enemigo. Que no, que a mí no me lías, que yo bailé contigo borracho y ya pagué mis días de sangre. Que no, que yo viviré pa’ siempre si no me matan, que a mí esta vida me pone más que tú.

Somos

Imagen
Somos delirios al calor de  un vaso de vodka, un “candao”  a media tarde en el puente de los peligros. Somos un ramo  de nerviosa merced de un  corazón y un corazón que se nutre de nervios.  Somos verano en cualquier  parte con sirocos de otoño y una orgía de porqués a la soledad. Somos el miura que dibuja  su futuro frente a un torero  manco y una bandera virgen a las órdenes del viento. Somos todo lo que fuimos y seremos, si seguimos siendo nosotros. 

Primavera anónima

Imagen
Qué sabe Marzo de nuestras  andanzas, si cuando llegue  no nos podrá mirar tras las cortinas. Qué sabe la primavera de  tus besos, si por solana me hice dueño de tu ventana, y ya no hay rumor que se aventure  por tu cornisa. Qué sabe la  vida de nosotros, si nació por  sofoco y nunca es la misma.

Cicatrices al viento

Imagen
Olvidé las noches de  luna tímida que me  volaron los besos  a golpes de abanico.  Olvidé las riñas con  eras de silencio que me secaron la voz, y los  azotes de pecho por  despecho.  Olvidé todo desde ti  para quedarme contigo,  y ahora sólo rabio  por tu ausencia.

El aleteo previo

Imagen
Es tan bonita cuando sueña que el dormir duele. Yo sólo quiero estar despierto cuando cierre los ojos para llevar la cuenta  de sus últimos parpadeos, y después contar nuestra  historia con las veces que bajó las pestañas  antes de volar.  Como medir la vida de las mariposas por su  aleteo. Y ser el vigía onírico que aleje las pesadillas  de su frente. El que le alegre las horas despiertas para  que no tenga miedo a soñar.

¡Danger!: Evangelized area

Imagen
La sangre volvió al río, las ranas a la charca y las heridas cicatrizaron junto al resto de plagas que cayeron sobre Egipto, quedando, sin embargo, la más cruel y perdurable de todas: la mentira. Esta plaga se extendió más allá del Nilo, alcanzando la más remota esquina, el más remoto resquicio de raciocinio. Una mentira que se reprodujo a su imagen y semejanza en otras muchas mentiras más. Que guetificó el nuevo mundo y nos hizo levantar muros para protegernos de la mentira vecina. Que nos hizo cruzar inmensos mares y cordilleras imposibles, con la única misión de convencer a otros de nuestras mentiras, aunque fuera a punta de lanza. Hoy, esa mentira, que se alimentó y creció, como cualquier epidemia, aprovechando la debilidad, desconocimiento y precariedad de los pueblos, sigue infectando y matando. Se creó un virus y su antídoto, y son demasiados los afectados. Un virus que guarda su cura en el desaprendimiento, la reeducación y revaloración. Un virus que termina donde empieza nues…

Me quedaré

Imagen
Cae la media noche, sin pedir permiso,  y derrama secretos de alcoba por calles de pillos y putas. Cae, con ella, la lluvia  que limpia la mierda y los estragos de las malas compañías, como un vaso de  ginebra limpia conciencias y engrasa las mentes. Me quedaré, y me salvarás de la  lluvia y la ginebra. De perder con ella el recuerdo de tus uñas dibujando gloria en mi espalda.  De caer en el vacío de una cama desecha y un corazón de títere con las cuerdas  quemadas por el sol, y hueco de aplausos. Márchate, y me verás arder.

Inmortal

Imagen
Poco tardó la madrugada en arrodillarse cuando se le aflojaron las cadenas de su garganta. Cayó prisionera de sus pasos y su chaqueta de cuero. A la espera de otro disparo, de otra discordia entre cuerpo y alma. Elevado al rey de las sombras, se quitaba la sangre con más sangre, y los gritos, con más gritos. Masticaba uñas la luna, que agachaba la cabeza en su presencia, para evitar un cruce de miradas. Y se declaró inmortal, pues no había vida que arrebatarle, no más vida que la que restaba en sus cartucheras, ni más muerte que la que arrastraban sus suelas.

La utopía de "Podemos"

Imagen
“Utopía, sueño, quimera, espejismo”. Desde los rincones más podridos y desgastados de nuestra casta política se han oído estas definiciones para las propuestas de “Podemos” y su líder, Pablo Iglesias. Para mí, la verdadera utopía, es que Podemos llegara a tener un poder significativo en el Congreso, pues no cuenta con el favor de jueces, sucios empresarios, ni de la manada de lobos más poderosa de España, la iglesia. Es indiscutible que esos cinco escaños conseguidos en el parlamento europeo arrojan un rayo de esperanza a la política de nuestro país. Una claraboya, por la que se cuela un atisbo de fe, un indicio de sensatez y meditación por parte de los españoles. Y ojalá me equivoque, pero tengo la fea sensación de que el bueno de Pablo será vapuleado, prejuzgado y apartado de los horizontes soleados que hoy se nos ofrecen. Si no existen motivos legales para hacerlo, se los inventarán, pero no hay camino fácil para la rendición o retirada de todos los parásitos infectos que conforman…

Hijos del desamparo

Imagen
Con la cara sucia del que no  tiene techo que pare miserias. Sus ojos despiertos buscan  colores entre el gris de su futuro. Colgado del pecho seco de su madre, mamando de un pezón compartido por diablos de dudosa sobriedad. Y los piojos duermen en el lado libre de los cartones y le cantan las nanas que su madre puta  no aprendió. Desnudas noches, hijo, que el abandono te quita el frío que el burgo te dio. Y que tus pies negros sean  el espejo donde su vergüenza se mire.

Cuando caen las Perseidas

Imagen
Ahora que caen luceros en el patio que me hizo medio hombre, medio mentira. Que las rosas huelen a cal y los besos a tierra mojada. Ahora que los ratones se burlan desde su  casa de cobre y en mi bolsillo no  quedan más que manos cerradas.  Que desde mi ventana veo mi  sombra tras la tuya y, tras la tuya, la realidad. Ahora que están muriendo  inocentes, no me puede quedar  mucho tiempo en este patio. 
Que pesan los años,  pero más las cruces. 

Antes del último metro

Imagen
Hablé con dios por el pasillo  gris que llegaba hasta la arena,  donde esperan con hambre  los leones. Donde la muerte aún calienta el suelo. Su voz me dejó  tan helado, que desperté para  verle ir con niebla en los ojos  y trompetas llorando en mis oídos.  Y faltándome flechas para tanta  valquiria, me jugué los cojones  en una timba con las moiras. No recuerdo sus palabras, pero sé que su existencia es esporádica y su furia, un mito.

En tu azotea

Imagen
Vamos a contar golondrinas en los tejados de abril. Yo buscaré en tu pupila, tú sólo déjate mirar.
Contaremos hasta tener las mejillas rojas y los ojos de plumas llenos.
Vamos al mirar al sol a los ojos y, de tú a tú, le diremos que se quede un rato más, que aún le quedan tres bostezos.
Se rendirá cuando vea que no podemos arder, que  no surten sus rayos con los monstruos.
Vamos a bajar el telón de este día amarillo, que la luz ya no me deja ver las alas de las golondrinas y, las plumas de tus hombros, agonizan en el suelo.  

Aullidos de primavera

Imagen
Volver a ladrar por abril,  para levantar la cola y hacer  callar las piedras de mis bolsillos, que se hacen pesadas  cuando intento correr.  Y disfrazarme de nieve como el cerezo, para despistar  a mayo y que no me mire,  y soslayar la primavera. Ladrar por ti, por mí  y por nuestra mierda, por las noches de abanico  y las mañanas que chasquean  cuando ya huele a puchero en la cocina. Afilarse los  colmillos para aullar por  los amores que se marchan
y menear el rabo por  los que llegan.

Lejos del tiempo

Imagen
Renuncié a los cimientos devenidos a papel, al olor de resinas al quemar, mandamientos, ratoneras, confesiones para perdonar. Derribé los ladrillos corrompidos de la pared, las ramas de los olivos al trepar, la manzana, tus pecados, y todo lo que me da igual. Sepulturero aquel que cuente los segundos al besar, aventurero yo, si beso los segundos al contar. Voy a hacerme una lumbre para verlos arder, para barrer la mierda que se aloja en mi pecho antes de volver. Y cerrar las heridas que esconden mentiras para
luego perder. 

¿Quién teme?

Imagen
Camino igual por piedras  que por arena, con fe ciega  en mis suelas. Y no me perdí porque no busqué el sendero,  sólo sé apretar los párpados y  seguir pisando, sin saber si me posaré sobre rosas  o espinas. Y sin dar mi vida  a torcer, seguiré cuidando  mis codos, que aún se niegan  como mis rodillas a claudicar. Dando palos de ciego para  encontrar de oído el ruido  que me lleve a la  siguiente estación.

Roxanne

Imagen
Mueren las margaritas donde tiembla su niñez. Y en su vestido ya no encuentras más que el envoltorio de un juguete roto, que cada noche necesita un remiendo. Y en su sueño demonios destripan ilusiones de tiza y escuadra. Se le prohíben las aceras y los callejones, se le niegan escondites y rayuelas. ¡Dulce e inocente criatura!, ¡premio convertido en muñeca!, ¡que las estrellas te roben!. 

Cuéntame, poeta

Imagen
¿Qué vas a hacer ahora, poeta? si perdiste la manta y sus caderas en una timba. Fotógrafo de almas perdidas desalmado. ¿Qué harás ahora, ruina? si mendigas por tinta y vino, y hasta las  letras te abandonan. Si desde la copa de este árbol  no puedes ver los buenos tiempos,  que entre las ramas se esconden. ¿Qué piensas, olvidado? si tu  nombre te extraña y tu reflejo te  ha desahuciado. ¿Qué miras, descuidado?  si tu vida ya no
 quiere que la sigas viviendo.

Con la lluvia vendré

Imagen
Aunque la luna ahora se duerma sin despedirse y sus pisadas se borren tras mi sombra. Aunque el sol se jubile y la inmensidad devore ciudades fantasma. Aunque tu cama sólo sea dormitorio y mis ganas almohada, volveré con la lluvia a borrar la soledad. A romper el silencio en mitad de tu llanto. A pintar con besos tus espacios en blanco. 

Pobre de mí

Imagen
Ella aún guarda bajo sábanas
el arma que me voló la potestad
 de la moderación. Esparciendo
mi voluntad por el colchón y
dejándome desnudo junto
al plomo, me dejó morir en
su sueño de seda gris. Tiene
metralla en las pestañas, que
deja volar en un abrir y cerrar
de ojos, perforando a su paso
todo corazón que se atreva
a mirar. Pobre del infeliz que
le crea humana, pobre de mí.

La Religión y Yo

Imagen
Creo que en mis últimas entradas, incluso en comentarios dispersos por la red, he dejado clara una postura de indiferencia y aversión hacia la religión, pero siempre he querido justificar dicha oposición, con lo que es para mí uno de los principales pilares de mi ideología.
Crecí en un hogar “pseudo católico”, donde nadie me intentó inculcar ninguna creencia, pero en el que se tenía por tradición una cierta fe. Me bautizaron, según he sabido después, en contra de mi voluntad, y tomé la primera comunión. No por una férrea pasión por cristo, ni para salvar mi alma, simplemente porque sabía que ese día sería el único y verdadero protagonista, y cómo no, por los regalos que iba a recibir, entre los cuales no esperaba una “hostia”. Realmente no creo que ningún/a niño/a de 8 o 9 años vaya a su comunión feliz porque va a recibir a cristo, de hecho, ni siquiera creo que sepan con certeza quién es. Más tarde quise ser monaguillo, y una vez más, no era por devoción o vocación, sino porque es…

Cuello de botella

Imagen
Tu ausencia vomitó mi corazón Por el cuello de botella, tan frío, tan estrecho. Como el que sólo bebe en soledad, tan solo, tan vacío. Como la botella donde se coló mi corazón, tan seca, tan yo. Y en lugar del licor me encuentro yo, con la fecha de caducidad marcada en la nuca, y el regusto amargo del último trago, tan breve, tan último. 

Se pierde en madrugada

Imagen
El alba me descubrió aún con los ojos abiertos y la garganta cerrada. Intentando respirar todo el aire que mis pulmones asfaltados podían abarcar. Con las uñas clavadas en los estriados brazos de mi sillón. No se me hace extraño ver amanecer. La noche es mi estado emocional, mi hogar. Tengo demasiados recuerdos a oscuras. Lo mejor de vivir por madrugadas es  que los problemas brillan menos. Resulta más fácil esconder las miserias cuando apenas existe luz, cuando todos miran al culo de su vaso, la espalda de una prostituta o un trozo de papel de aluminio chamuscado. Pero aquella noche era distinta. Aquella noche me quitó más vida que cualquier otra. Llegó como un jinete a lomos de una bestia sanguinaria, cargada de odio, de sed de sangre, y cómo no, de muerte. Dicen que los perros son capaces de captar sonidos imposibles para el oído humano. Yo tengo una teoría similar para las sirenas en la noche. Sólo aquel cercano a una tragedia es capaz de escuchar su llanto estridente.