El aleteo previo





Es tan bonita cuando
sueña que el dormir duele.
Yo sólo quiero estar
despierto cuando cierre los
ojos para llevar la cuenta
 de sus últimos parpadeos,
y después contar nuestra
 historia con las veces que
bajó las pestañas
 antes de volar.
 Como medir la vida
de las mariposas por su
 aleteo. Y ser el vigía onírico
que aleje las pesadillas
 de su frente. El que le alegre
las horas despiertas para
 que no tenga miedo a soñar.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno