Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

¡Paren el mundo, me quiero bajar!

Imagen
Hubo un tiempo, el cual no recuerdo, en el que se sostenían las miradas. Un tiempo en el que olía a papel y tinta. Donde el primer beso entre dos enamorados, llenaba dos páginas. Donde se consideraban y valoraban las rosas. Hubo un tiempo, en el que el tiempo se regalaba y las agujas del reloj carecían de sentido. Ese tiempo ha pasado casi sin darnos cuenta. La prisa y el afán por simplificar ha acabado con lo poético. Lo bello muere en cada cartel que anuncia la llegada a civilización. Hemos sido inoculados con el virus de la impaciencia. Descuidamos todo aquello que depende de nosotros y peleamos bajo la voluntad ajena.  Yo, personalmente, necesito echar el freno de mano a este puto mundo.

Miedo

Imagen
Nadie está exento. No hay pactos, ni conjuros que nos eximan.  Es una sombra que te acompaña desde el primer aliento de vida. Invisible, pero innato. Te paraliza. Te contamina con el virus de la duda. Te confunde. A veces, clemente, te indica la salida. Otras, perverso, inhibe tus sentidos. Ni los años, ni la experiencia, te dan ventaja sobre él. Aprendes a aceptarlo. Lo abrazas y te aferras. Asumes su compañía. Ningún sentimiento es  universal. No hay dos seres en el mundo que lloren o  rían exactamente por las mismas cosas. Así que, míralo a los ojos. Conócelo. No mires hacía otro lado. No reniegues de él. No se va  a marchar. Seguirás temiendo, mientras sigas respirando.