Cuando caen las Perseidas





Ahora que caen luceros en el patio
que me hizo medio hombre, medio
mentira. Que las rosas huelen a cal
y los besos a tierra mojada. Ahora
que los ratones se burlan desde su 
casa de cobre y en mi bolsillo no 
quedan más que manos cerradas. 
Que desde mi ventana veo mi 
sombra tras la tuya y, tras la tuya,
la realidad. Ahora que están muriendo 
inocentes, no me puede quedar 
mucho tiempo en este patio. 

Que pesan los años, 
pero más las cruces. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno