La huida





No queda más que rezar
a la virgen de la huida en
esta tarde vacía de otoño
que me ha convertido en
una pena sin alma y deja
inertes mis manos.
Y abrigarse del viento
de lejanía que trae riñas
en forma de hojas muertas
y desordena mis sábanas.
Si al marchar te supe
querer, te amaré en
el regreso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Paren el mundo, me quiero bajar!

Los lobos infames

La visita