Inmortal






Poco tardó la madrugada en arrodillarse
cuando se le aflojaron las cadenas de su
garganta. Cayó prisionera de sus pasos
y su chaqueta de cuero. A la espera de
otro disparo, de otra discordia entre
cuerpo y alma. Elevado al rey de las
sombras, se quitaba la sangre con más
sangre, y los gritos, con más gritos.
Masticaba uñas la luna, que agachaba
la cabeza en su presencia, para evitar
un cruce de miradas. Y se declaró
inmortal, pues no había vida que
arrebatarle, no más vida que la que
restaba en sus cartucheras, ni
más muerte que la que arrastraban
sus suelas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno