En tu azotea






Vamos a contar golondrinas en
los tejados de abril. Yo buscaré
en tu pupila, tú sólo déjate mirar.

Contaremos hasta tener las
mejillas rojas y los ojos de plumas
llenos.

Vamos al mirar al sol a los
ojos y, de tú a tú, le diremos que
se quede un rato más, que aún
le quedan tres bostezos.

Se rendirá cuando vea
que no podemos arder, que
 no surten sus rayos con
los monstruos.

Vamos a bajar el telón de este
día amarillo, que la luz ya no
me deja ver las alas de las
golondrinas y, las plumas
de tus hombros, agonizan
en el suelo.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno