Síndrome de Estocolmo







Soñé con Plutón en llamas,
 y que un río de lava congelaba 
una ciudad de cristal. 

Soñé que era reclutado por
 los hombres de las nubes,
 para erradicar el tráfico de
 mentes e ideales.

 Soñé con pulcros señores de
 refinados modales matándose 
por el último pedazo de pan.

Soñé con un infierno que 
advertía incienso y con un cielo
 teñido de sangre…

Soñé que el miedo me raptaba y al
despertar sorprendí lágrimas en los
ojos al verme libre y lejos de mi

raptor. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno