Se pierde en madrugada







El alba me descubrió aún con los ojos abiertos y la garganta cerrada. Intentando respirar todo el aire que mis pulmones asfaltados podían abarcar. Con las uñas clavadas en los estriados brazos de mi sillón. No se me hace extraño ver amanecer. La noche es mi estado emocional, mi hogar. Tengo demasiados recuerdos a oscuras. Lo mejor de vivir por madrugadas es  que los problemas brillan menos. Resulta más fácil esconder las miserias cuando apenas existe luz, cuando todos miran al culo de su vaso, la espalda de una prostituta o un trozo de papel de aluminio chamuscado. Pero aquella noche era distinta. Aquella noche me quitó más vida que cualquier otra. Llegó como un jinete a lomos de una bestia sanguinaria, cargada de odio, de sed de sangre, y cómo no, de muerte. Dicen que los perros son capaces de captar sonidos imposibles para el oído humano. Yo tengo una teoría similar para las sirenas en la noche. Sólo aquel cercano a una tragedia es capaz de escuchar su llanto estridente.

Comentarios

  1. Me gusta. ¿Porqué no está firmado?

    ResponderEliminar
  2. Gracias! bueno, es un blog personal, se da por hecho quién es el autor, ¿no?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno