Profecía de San Proletario




Tornarán lúgubres los días,
 y una marea roja ascenderá
 de las cloacas, barriendo 
con cerdas oxidadas cada
 rincón con rabia e imparable fe.
Os ahogará el pecado, 
la lluvia ácida convertida
en lágrimas desesperadas.
 Y yo os miraré desde
el tejado, negándoos 
la indulgencia, meando
sobre vuestro grito que
 desaparecerá entre
los reproches de los
 que os condenan.
Se acerca el hundimiento.
 Un ocaso nacido
en las casas baratas.
 Se acerca un diluvio, y
esta vez, ni Noé os salvará.

Comentarios

  1. Me gusta tu blog. Mucho.
    Te invito a pasear por el mío:
    dubideirasfotorelatos.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno