Cuello de botella






Tu ausencia vomitó mi corazón
Por el cuello de botella, tan frío,
tan estrecho. Como el que sólo
bebe en soledad, tan solo, tan
vacío. Como la botella donde se
coló mi corazón, tan seca, tan yo.
Y en lugar del licor me encuentro
yo, con la fecha de caducidad
marcada en la nuca, y el regusto
amargo del último trago, tan breve,
tan último. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno