El patio





En tus débiles muros juré
mi inocencia, vil mentira.

Vieja aljibe y suelo herido
forjando sueños.

Hueles a piel, a cuero, a
infancia.

Aunque fuiste afable,
maltraté tus recuerdos,
pero no te olvido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santa

So(éra)mos

Los lobos infames