Llévame contigo







Que una tormenta nos cale los
besos y un mal rayo parta la
noche. Que la lluvia pudra las
tejas de mi tejado y me acune
en un viaje sereno por tus venas.
Que un remolino de navajas 
me corte las alas y me deje
para siempre en este lado de
la carretera. Que me empujen,
ultrajen, calen y prendan. 
Pero tú tírame la trenza, una
mano al pecho, un susurro 
de auxilio, un beso desbocado
y punzante que siga latiendo
en el revuelo. Llévame, llévame
contigo donde las olas arrojen
el primer grito de vida y
el cielo sólo sea un triste
espejo en el que peinarse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno