El Capitán





Se tensan sus velas cuando un
rayo ilumina la proa. Le aúlla
a las olas y le responden con
cantos salados, con puños de
agua. Y se coloca la quilla
mientras agarra por la pechera
a Poseidón que con punta de
tridente amenaza. Nunca surcó
tan bravío mar. Nunca un lobo
imaginó encontrar tal horma para
su pezuña. Forró su corazón
con caparazones de forajidos
cangrejos y marcó su horizonte
lejos del encalle.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno