La guerrera





Y se paseó, entre gritos de dolores,
desertores, y de su mano no iba yo.
Con espinas sin flores y cuchillas
por temblores, hasta que perdió su
esperanza en los amores que estrechaban
su cansado corazón, que lloraba por
las noches de sudor. Y se levantó,
lanza en mano, sin escudo, desgarrada
por llagas, despertó. Ganó guerras
como penas que en el fondo de su
alma enterró y luego escribió con
la tinta de un guerrero que en su
sangre, sueño y hambre encontró.
Valga tu honor, guerrera, que
en tu pelo nace el fuego del
infierno que juró tu tumba y
ahora yace desierto.

Comentarios

  1. Todas ya leídas (alguna me faltaba). Por fin me he puesto al día.

    Eres enorme bandido.

    Gelenius.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, pelirroja mía!! tú sí que eres grande! Muaaaak!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno