Te tengo






Entremos hasta el pasillo de la madrugada
y encendamos la luna con besos de pólvora.
Que la frontera de tu cama me sabe a poco
y yo quiero llevarte al cielo antes de que
se encienda. Cúrame con saliva tus gemidos
en mi espalda y que tu piel no permita que 
mi cuerpo se evapore. 

Y mírame, que no quiero que te pierdas ni
 un sólo segundo de este espectáculo llamado
amarte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno