Grita




…Y en mis venas corre libre la pena

que alimenta tu apatía. Mas grito

cuando callas y callo cuando gritas.

Pues tu silencio es mi vil condena

y tu griterío divina armonía que

calma raudo mi amargura.  Y si

ahora corro tras mi sombra, es

porque se fue persiguiendo a

la tuya. ¡Grita, mi amor, grita!

y hazte cuerpo para que regrese

mi sombra y mis venas se empapen

con tu grito. 

Comentarios

  1. Hola,tus poesías me parecen muy interesantes.Me gusta en especial la manera de expresar tus sentimientos.
    Yo tambien tengo un blog de poesía.Te envio la dirección para que las leas y me comentes que te parecen:

    http://anna-historias.blogspot.com.es/

    Saludos

    Anna

    ResponderEliminar
  2. A brillar, mi amor!


    http://paisdesombraslargas.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno