Melancolía






Amargo aroma de la melancolía, que me embriaga esta fría noche.
Arropado con la suave manta de tus recuerdos. Tumbado sobre la
perpetua huella de tu cuerpo. Convulsionando, por el síndrome de
abstinencia que me dejaron tus besos. Tus besos, catalogados como
el más puro de los opiáceos. Mis manos lloran al recordar la seda
de tu espalda. Mi piel se marchita, ante la carencia de tus manos.
En mi pelo, la primavera ha dejado paso al más triste otoño.
En mis ojos navega tu tímida sonrisa y mi corazón se declara en
huelga si tú no estás aquí. Vuelve, antes de que esta desolada alma,
huya cansada de la ausencia que la envuelve.

Comentarios

  1. Muy lindo blog, y hermoso escrito!
    Quedará en mis blogs favoritos.
    Saludos!
    La Abuela

    ResponderEliminar
  2. Los corazones en huelga también laten... aunque nos gusta pensar que es imposible y regodearnos en la tristeza, si pasó una vez, puede pasar dos... aunque sea difícil.

    Y aunque ya no vuelva a amarse jamás con tanta intensidad, eso no significa que lo que se sienta después por otra persona no pueda ser sincero. Puede ser menos explosivo pero igual o más profundo.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta encontrar gente que se dedique a escribir, me gustan mucho tus poesías, ojala el mundo escribiera mas y disparara menos... Me gustaría que le dieras un vistazo a mi blog y que me regalaras alguna que otra critica, soy nuevo en esto y trato de esforzarme ;)
    http://lossonidosdelarpa.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno