Goodbye heart...







Salí de la estación de la amargura, con destino la esperanza. En el camino, miedo e ilusión me inundaban a partes iguales. Tu me esperabas ilusionada y con cierta impaciencia. Cuando te vi, se paro el tiempo, el mundo y mi pulso. Me acerqué a ti entre temblores y palpitaciones, con el corazón en un puño y la boca seca. Apenas podía articular palabra, sin embargo tu, solo dejabas de hablar para coger aire. A escondidas me pellizcaba, debía saber si lo que estaba ocurriendo era real o solo producto de mi imaginación...pero no, eras real...una vez mas la realidad superó a la ficción.
Por desgracia, no mucho mas para recordar, un bloqueo mental tiró por la borda el resto de la historia. Mal sabor de boca y solo una conclusión:
Yo, un ladrillo mas de tu muro...tu, la torre mas alta de mi castillo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

So(éra)mos

Santa

Terrorismo interno