Muerte de un ser humano = Alegría mundial








No sé por qué me sorprendo conociendo lo que conozco de esta sociedad, pero aun no acabo de entender la alegría generalizada al conocerse la "supuesta" muerte de Bin Laden. De todas formas, en el caso de que sea verdad, no creo que lo correcto sea quitarle la vida a un ser humano por muy líder de Al-Qaeda que sea, ya que nadie debería poder decidir sobre la vida de otra persona. Sobra decir que no estoy nada de acuerdo con las formas de operar del susodicho personaje y que son evidentes sus crímenes, pero al acabar así con su vida estamos demostrando que somos iguales a la hora de pedir justicia y a mi parecer no es nada bueno.
Por favor, no nos pongamos a la altura de esta gente!

Comentarios

  1. ¿Y estamos completamente seguros de que ha muerto? ¿O es otra maniobra más de Estados Unidos para fingir que siguen siendo todopoderosos? Yo no lo sé. No me malinterpretes, no soy una paranoica que crea en las conspiraciones, pero tampoco me creo nada de lo que viene de EEUU. Y más teniendo en cuenta el poder adquisitivo de la familia del susodicho y supuesto fallecido.

    Bueno, mejor me guardo mis opiniones un tanto estrafalarias y te digo lo que venía a decirte ^^

    Te he dejado un premio en mi blog

    http://fragile78.blogspot.com/2011/05/premio-primavera.html

    Disfrútalo!!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, primero darte las gracias! no me esperaba un premio y menos con lo jovencito que es el blog jeje. No se exactamente que te habrá hecho decidir que yo lo merecía, pero muchas gracias me ha hecho mucha ilusión!.

    Y segundo, yo tampoco estoy seguro de su muerte, en realidad aun no me lo creo. Por lo que se Obama no esta atravesando por un buen momento de popularidad y esto puede ser una estrategia para que recuperen la confianza en el, algo asi como lo que ha hecho Ratzinger con la Beatificacion de Juan Pablo II, no crees?

    Un beso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡Paren el mundo, me quiero bajar!

Los lobos infames

So(éra)mos